El iPhone de 2017 no va a dejar indiferente a nadie, por motivos obvios, y es que el mismo se postula como una edición un tanto especial si tenemos en cuenta que se cumple el décimo aniversario desde que llegara a nuestras estanterías el iPhone, el smartphone de referencia para los usuarios Apple. En definitiva, uno de los principales rumores al respecto de este nuevo dispositivo es precisamente el hecho de que pueda incluir una pantalla curvada, algo así como lo que Samsung presenta en el Galaxy Edge de turno. Los analistas han salido a la palestra para desmentir estas informaciones y comentarnos cómo va a ser la pantalla del próximo iPhone.

En la actualidad, nuestros iPhone desde el 6 en adelante cuentan con un panel 2.5D, bien lo sabemos quienes utilizábamos protectores de cristal templado y que se nos complica de sobremanera esta protección con la llegada de este tipo de cristales. La gran diferencia es que en los bordes, el cristal está ligeramente reducido, formando una minúscula curva que hace más agradable al tacto el dispositivo, pero que expone mucho más la pantalla.

Este es el paso intermedio entre un panel plano (como el del iPhone 5s) y un panel 3D (como el del Galaxy Edge). Sin embargo, tendremos que olvidarnos bien rápido de los paneles “curvados” para el iPhone de 2017, al menos eso es lo que nos dice Nikkei Asia, ya que según la analista de IHS, Markit Wayne, lo que tendrá el iPhone de 2017 es un panel 2D ligeramente más curvado, pero no un panel 3D como el que Samsung presenta en sus modelos Edge.

No es el primer analiza que deja rumores en el mismo sentid, Ming-Chi Kuo, de KGI, ya ha comentado que el iPhone de 2017 dispondría del mismo panel 2.5D que tenemos ahora mismo en el iPhone 6, 6s y 7.

El artículo Apple no adoptaría un cristal “edge” para su próximo iPhone ha sido originalmente publicado en Actualidad iPhone.